La historia de los primeros 8 Pillán construidos

POR

5 de abril, 2008
POR ,

img_0055.jpg

Gracias al conocido investigador de temas aeronáuticos, señor Germán Lüer, podemos presentar una versión revisada y aumentada de su artículo que detalla la vida operacional y destino de los primeros ocho T-35 Pillán que fueron construidos. Este reportaje fue originalmente publicado hace casi diez años atrás, en el número 3 de la desaparecida revista Sobrevuelo, recibiendo en ese entonces la corrección de estilo del otro editor de esa recordada publicación; el texto original (con leves cambios pero con el espíritu original del publicado en revista Sobrevuelo puede leerse en este link).

Por Germán Lüer Muñoz.

Los primeros prototipos

Como parte del requerimiento de la FACh para reemplazar a los entrenadores primarios Beechcraft Mentor, la Piper se adjudicó un contrato para la construcción del primer prototipo del que sería el T-35 Pillán. Este avión, modelo PA-28R-300, fue diseñado y construido por el referido constructor de aeronaves de Lakeland, Florida, volando por primera vez en tierras estadounidenses el 06 de marzo de 1981. Recibió la matrícula N300BT (c/n 28R-300-01) y a principios del año siguiente ya se encontraba en Chile.

image10.jpg

Imagen de la Piper, mostrando al primer Pillán prototipo en vuelo en EE.UU.

En nuestro país, mantuvo sus marcas de fábrica y la denominación XBT (experimental basic trainer), pero resultó destruido poco antes de FIDA’82, el 26 de febrero de 1982 en la Base Aérea El Bosque, pereciendo su piloto.

image31.jpg

Otra imágen de la fábrica Piper, puede verse al avión con su esquema definitivo y letras XBT.

Con anterioridad al accidente, la Piper construyó el avión que recibió originalmente el c/n 28R-300-02 y la matrícula N40898, haciéndose al aire en Estados Unidos por vez primera el 31 de agosto de 1981, mientras que en Chile lo hizo el 13 de septiembre de ese año. El 15 de septiembre, fue entregado simbólicamente a la Escuela de Aviación de la FACh, sin que jamás fuese efectivamente empleado en tareas de instrucción a cadetes.

image1.jpg

Imagen del 2° prototipo de la Piper con número FACh 102 volando en Chile.

En un principio, recibió el número de cargo FACh 102, aunque cambió a YBT al decidirse que el 4° prototipo fabricado (correspondiendo a su vez al 2° prototipo hecho en Chile) recibiera dicha identificación, esto a partir del año 1982. Es poco conocido que recibió la matrícula estatal no inscrita (en realidad, llamada radial) CC-EFQ, así como un certificado de aeronavegabilidad especial emitido por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para demostraciones aéreas. El 23 de enero de 1986 fue inscrito como CC-PZA (c/n 100-81) por la Empresa Nacional de Aeronáutica, ENAer, y mantuvo dicha matrícula hasta el final de su vida operativa, ya que por resolución de dicha empresa fue dado de baja en agosto de 1993 con 764,6 horas de vuelo (según consta en una placa metálica localizada en el costado izquierdo de la nariz de este avión). Finalmente, la matrícula fue cancelada el 3 de mayo de 1999.
image14.jpg

Visto por el autor en FIDA’82, el 2° prototipo Piper ya identificado como ‘YBT’. Alcanzan a verse un Embraer Xingú, DHC-5 Buffalo de la FACh y un Piper Dakota del CAPE.

Desde 1994, este prototipo está preservado en las instalaciones del Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Chile (MNAE). Extrañamente, la placa del c/n establece que su número de serie (¿?) es ‘CC-PZA’ y su modelo ‘T-35 YBT’. ¿Qué fue de la placa original?

_mg_3766.jpg

El YBT tal y como se encuentra actualmente, en el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Chile.

Los ejemplares armados en Chile

image11.jpg

1er Pillán ensamblado en Chile, en exhibición durante FIDA’82, El Bosque.

Tras los dos ejemplares hechos por la Piper, se comenzó a montar los restantes en Chile, quedando esta labor a cargo del Ala de Mantenimiento de la FACh (que tuvo por un tiempo la sigla Alamant, y fue conocida también como INDAER, Industria Nacional de Aeronáutica). Habiendo establecido lo anterior, mencionaremos que el 3er prototipo (obviamente, el primero armado en nuestro país) voló el 30 de enero de 1982, recibiendo la serie FACh 101, c/n 001-82, correspondiendo al modelo ECH-51. Fue exhibido como tal en FIDA’82 y fue ofrecido con la capacidad de portar armamento, con dos puntos duros bajo sus alas (aunque presiones del fabricante y del Gobierno de EE.UU. impidieron continuar con dichos desarrollos), y posteriormente viajó a Farnborough 1982 en Inglaterra, ya repintado y con la matrícula estatal no inscrita CC-EFP. En el desarrollo de este estudio, veremos que algunos de los restantes prototipos también recibieron marcas civiles de esta clase.

image2.jpg

Imagen del Pillán FACh 101, ya con las alas rojo/blanco/rojo y pilones para armamento.

image5.jpgAl año siguiente, le correspondió viajar al salón de Le Bourget en Francia, recibiendo el número de exhibición ‘56′, y es aquí donde destacamos que le cupo el honor de compartir la exhibición estática con el Boeing 747 de la NASA, que transportaba al prototipo de los transbordadores espaciales bautizado Enterprise. Tal como otros Pillán de preserie, fue inscrito con una matrícula a nombre de ENAER el 23 de agosto de 1986, recibiendo en este caso la CC-PZB (c/n 101-82).

Ya a comienzos de 1987, se modificó el CC-PZB a configuración monoplaza, recibiendo la denominación ENAER ECH-51M o Pillán T-35S. La intención era la de obtener un avión con capacidades acrobáticas, de menor peso, para la Escuadrilla de Alta Acrobacia Halcones, manteniendo la planta de poder de los aviones estándar. Alguna revista FACh señaló la posibilidad de dotarlo con turbina Allison 250, lo que al final tampoco se concretó.

Volviendo al recuento de su vida operacional, fue exhibido en FIDA’88 en un esquema de colores similar al usado hasta entonces por la Escuadrilla Halcones, efectuando su vuelo de prueba el 4 de marzo de 1988. Sin embargo, se determinó adquirir los Extra 300, y en cuanto a los últimos años de actividad de este particular Pillán, señalaremos que su Certificado de Aeronavegabilidad venció el 31 de mayo de 1990, y la matrícula fue cancelada el 3 de mayo de 1999. Debemos puntualizar que su último vuelo se verificó el 15 de enero de 1991, y fue dado de baja por ENAER el 7 de octubre de 1994. Permaneció en exhibición en un pedestal en las instalaciones de su propietario en El Bosque con un esquema de colores contemporáneo a los aviones de exhibición de esa empresa, con la matrícula de fantasía CC-SCM (la que debería corresponder al Club Aéreo de Concepción).

image19.jpg

T-35S durante FIDA’88.

Como epílogo, el 22 de junio de 2006, fue entregado por ENAER en comodato al MNAE, permaneciendo en exhibición en el edificio principal de esta institución a partir del 13 de julio de ese año, con los colores y matrícula que lo vieron debutar en FIDA’88.

f1000004.jpg

El Pillán monoplaza, tal cual está exhibido en el MNAE en la actualidad.

Segundo avión armado en Chile

fach102.jpg

Rara foto del 2° Pillán armado en Chile durante muestra estática en Los Cerrillos, nótese el Neiva T-25 FACh a su lado.

Al hablar del cuarto Pillán producido, podemos decir que correspondió al modelo ECH-51, c/n 102 y recibió la matrícula institucional FACh 102. También fue exhibido en FIDA’82 (con lo cual tres de los cuatro prototipos estuvieron presentes en dicha muestra) y, aparte de ser el segundo en poder llevar armamento, también incorporó las modificaciones hechas en Chile, a saber: abandono de superficies estampadas (acanaladas) en partes móviles y en las superficies fijas del estabilizador vertical, así como una ventana en la parte posterior de la cabina. A pesar de esto, dichos cambios no fueron incorporados en los ejemplares de producción.

image13.jpg

El mismo avión de la foto anterior, ya retornado de los EE.UU. Nótese el peculiar estilo de la matrícula ‘104’.

A comienzos de 1984, fue enviado a la Piper de Vero Beach para recibir modificaciones estructurales que lo dejarían en un estándar similar a los Pillán de serie (mayor tamaño de la cúpula de la cabina, y superficies ‘acanaladas’ entre otras) operando con la matrícula estadounidense N43612. Tras volver a Chile, recibió la matrícula FACh 104 (c/n 104) y más después, la matrícula estatal no inscrita CC-EFS, con la cual fue mostrado en Farnborough 1984. En 1986 fue transformado por Soloy de EE.UU para recibir la turbina Allison 250B-17D, recibiendo la denominación Turbo Pillán o Aucán, volando como tal por vez primera el 12 de febrero de 1986; once días más tarde fue inscrito con la matrícula CC-PZC con el c/n 104-82, modelo T-35TX (turbine experimental) para participar luego en la FIDA’86.

image17.jpg

Ya transformado a ‘Aucán’ o Turbo Pillán y con la matrícula CC-PZC.

Desgraciadamente la suerte no estuvo de parte de este prototipo en cuanto a posibilidades de ventas, aunque a pesar de lo anterior, para FIDAE’90 recibió el notorio cambio de una cabina transparente, sin bastidores, obviando la ventana posterior de la cabina. Fue dado de baja por ENAER el 21 de junio de 1991, siendo canibalizado y su matrícula cancelada el 2 de abril de 1993. Sin embargo, los restos (léase, fuselaje, alas y planos de cola) fueron obtenidos por el Complejo Educacional La Reina, entidad educacional que imparte cursos de mecánica aeronáutica. En la actualidad, la célula está montada en un pedestal en uno de los patios de dicho establecimiento, en condiciones bastante tristes -a nuestro gusto- y tiene pintada la matricula ficticia CC-CER, donde las tres últimas letras de la misma corresponden a las iniciales del colegio.

image12.jpg

El canto del cisne: con camuflaje y cabina de gran visibilidad durante la FIDAE’90.

img_0626.jpg

En su condición actual, matrícula ‘CC-CER’ en el Complejo Educacional La Reina.

Otros aviones de preserie

image7.jpg

Folleto de ENAER que muestra al FACh 103 (3° armado en Chile) y al CC-EFP, actual CC-PZB/Pillán Monoplaza.

Continuando con las demás aeronaves de pruebas que fueron construidos, podemos indicar que el quinto Pillán también fue modelo ECH-51, tuvo la matrícula FACh 103 y su c/n 103, volando por primera vez hacia marzo/abril de 1982. Destacó por el mayor tamaño de su ventana posterior, y también recibió matrícula estatal no inscrita (en este caso, CC-EFR). Su vida operativa fue algo efímera por problemas estructurales, y hacia comienzos de 1984 fue pintado en un esquema de colores similar al de los A-37B de la institución (ver foto). El autor vio sus restos hacia 1987/88 en la Escuela de Especialidades de la FACh, antes de ser vendido como chatarra.

image41.jpg

Foto inédita del autor, que muestra a dos prototipos en El Bosque: el CC-EFP a la derecha, mientras que lo que queda del ‘103’ puede verse aún camuflado en tonos oscuros y matrícula en blanco. Faltan las tapas del tren principal.

Con respecto al sexto Pillán y cuarto avión de preserie, fue presentado como ‘el primer avión de producción en serie’. Se efectuó su presentación oficial en El Bosque el 8 de marzo de 1984, recibiendo la serie FACh 105, y muy probablemente haya tenido el c/n 84-001. Fue empleado para pruebas destructivas de fuerzas ‘G’, aunque hay evidencia de la asignación de la matrícula estatal (no inscrita) CC-EFT. Sus restos fueron vistos a fines de 1985.

pillan105.jpg

Dibujo del autor, mostrando al Pillán 105. Este avión apareció en algunos avisos publicitarios de la Escuela de Aviación.

El séptimo prototipo no se construyó, ya que la célula se usó como maqueta. Por otro lado, el último aparato de preserie (por añadidura, octavo Pillán construido) recibió la matrícula institucional FACh 107 y ha recibido un sinnúmero modificaciones a lo largo de su existencia, que le han visto operar como modelo ECH-51A, B y C. Fue exhibido en Farnborough como CC-EFU y el 23 de enero de 1986 recibió la matrícula CC-PZD (modelo ECH-51C, c/n 107/84).

image20.jpg

El CC-EFU/51 en FIDA 1986.

Posteriormente se presentó en Le Bourget 1987 (con el número de exhibición 51), y destacamos que fue trasladado en vuelo a la conmemoración del 50 aniversario de la Piper Aircraft Corporation en los EE.UU, cruzando el Atlántico Norte, despegando en Francia, pasando por Inglaterra, Irlanda, Islandia, Groenlandia, Canadá y arribando a los EE.UU.).

El 21 de julio de 2000, la Subdirección de Ingeniería modificó el modelo de este avión a ECH-51B, que es el que posee en la actualidad. Aún continúa en labores como avión demostrador y de pruebas de la ENAER, recibiendo diversas modificaciones a lo largo de estas décadas, entre ellas la conocida como Pillán Milenium. Tras la construcción de este ejemplar en 1984, comenzó la entrega a la FACh de la primera partida de T-35, requerida por contrato del 06 de julio de ese año, dando lugar a la producción del avión más exitoso producido en Chile, abriendo las fronteras para la exportación no sólo de este producto, sino también de la mano de obra y capacidades de ENAER como base de mantenimiento y modificación de aviones.

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.
  • Luis Muñoz L. hace 11 años

    Excelente recolpilación de datos y fechas para clarificar la historia de estos ocho primeros pillán.
    Germán, Muchas Gracias por compartir la información.
    Saludos

    Responder |
  • Joaquin Leon hace 11 años

    Super entrete el reportaje, un tanto emotivo para los que hemos tenido la oportunidad de domesticarlo.
    Tengo una duda, no mencionan por ahi que ocurre con el Pillan Turbohelice que rompio el record de velocidad crucero para su categoria, hasta el año pasado lo vi ahi en El Bosque, incluso tuve la suerte de verlo volar. no habrá corrido la misma suerte que el Aucán?

    Responder |
  • Hola, el FACh 191 está ‘vivito y coleando’ afortunadamente. Germán no mencionó lo de ese avión porque no es de los primeros fabricados.
    SLDS

    Responder |
  • Luis Muñoz L. hace 11 años

    Repito:
    Gracias a Germán y asimismo a Álvaro por traernos la historia de estos lindos aviones.

    Saludos

    Responder |
  • williamacro hace 11 años

    felicitaciones por tan buen reportaje , que bueno que esten de vuelta las notas entretenidas.

    Responder |
  • Felicitaciones excelente recopilacion. Son muy buenos aviones que realmente sacan “manos” a los futuros pilotos para un avion de mayor performance.

    Saludos

    Responder |
  • ese pillan cc-cer nos sirvio mucho para armar y desarmar si bien su estado es penoso no se puede pedir mas por que el colegio no tiene los recursos necesarios para restaurarlo un poco. sin mas que agregar se despide un ex alumno.

    Responder |
  • Javier: igual es importante para nosotros que ese avión exista y no se haya convertido en ollas o latas de bebida, pero más importante aún es que cumplió su tarea al instruir a mecánicos de aviación. Saludos.

    Responder |
  • miguel ceballos hace 10 años

    señores

    alguien tiene por casualidad, algun plano de fabricacion o algo que me sirva de referencia para fabricar un aeromodelo.
    se los agradeceria mucho, ya que no lo encuentro en ninguin lado.
    saludos al sr rayo
    miguel ceballos moran Talca Chile

    Responder |
  • En el foro del Cach.cl en la seccion armado y reparaciones estan armando un aeromodelo del T-35 ahi se menciona quien los fabricapero el costo es bastante alto.

    Responder |
  • Se pasaron, muy bueno el reportaje……..por que sera que dan de baja los aviones con tan pocas horas??

    saludos

    Responder |
  • @andrés:

    se me antoja que debe ser porque eran prototipos, en los que veo se probaron varias configuraciones. Por ende imagino también que los deben haber hecho bolsa estructuralmente.
    BUeno, al menos eso creo.
    SLDS

    Responder |
  • Miguel Vega hace 9 años

    Falta insertar al Turbo Pillán Monoplaza que también fue fabricado en ENAER.
    Cabe indicar que el Turbo Pillán, tuvo hasta sistema de oxigeno

    Responder |
  • Si bien la historia es de los primeros 8 y el turbo-monoplaza es posterior (ECH-51ST, matrícula CC-PZH, msn 116), sería interesante tener más antecedentes de ese desarrollo. He visto una o dos fotos de ese avión, camuflado pero no teniendo más detalles de qué se hizo con él.
    Saludos!

    Responder |
  • sr. a. romero, honorable y distinguido contertulio por favor, permitame agradecerle vuestro trabajo y felicitarlo por el tiempo dedicado a ello, con su aporte, sr. hasta me he emocionado y gratos recuerdo se vinieron a mi mente de aquellos años mosos en que el supremo me premio con la posibilidad de formar en las filas del azul aereo y las alas enarcadas, le reitero mis respetos sr., y para usted que tenga un vuelo alto muy alto y placentero. un abrazo

    Responder |
  • Don a7capm: aclaro que el reportaje es de autoría del Sr. Germán Lüer, como quedó aclarado al comienzo del texto.

    Responder |
  • dime, que pasó con el t-35s?

    Responder |
  • @fabio: a quien te dirijas, revisa la nota de más arriba, sale clarito qué le pasó a esa variante

    Responder |
  • jaime andres hace 6 años

    la fecha en que el t-35 pillan fue a representar a chile esta errada. Revisar.

    Responder |
  • LA Carrasco.Salvo hace 6 años

    Muy interesante historia y bastante desconocida hasta hoy, por otros fuera del autor … creo que lo más importante que entrega el Pillan a Chile es el merito de incorporarlo a la industria aerea internacional, en esta época de tanta competencia. Pero, para mi lo principal, es el acervo de conocimientos tecnologicos recibidos por ingenieros, tecnicos y mecánicos para conformar la base de una muy posible verdadera industria aeronautica chilena, sin la intervencion de los EEUU que siempre juega con cartas marcadas. No debemos olvidar la triste historia de los Curtiss 1929 ‘made-in-Chile’ y la más triste aún de los FANAERO-‘Chincoles’ de los 40’s, muertos en el nido por la misma FACH y sus autoridades para dar paso a los Fairchilds made-in-USA del Pacto Militar. Sería interesante reconstruir la historia del Chincol y otros aviones experimentales hechos en chile, con materiales chilenos en la misma época por FANAERO, de los cuales hay antecedentes en el Internet.

    Responder |
  • Gracias por la leccion de historia. es interesante saber como se han hecho excelentes intentos por sacar adelante la industria aeronáutica chilena, teniendo buenos socios (como Piper) pero nos falta mucho por recorrer para llegar a ser realmente competitivos en dicha área, más aún ahora que Embraer se hizo con el 80% del desarrollo del Gripen.

    Responder |
  • Yo siempre creí que el Pillán lo habían hecho cerebros y manos chilenas. Gracias por aclarar este error.

    Responder |