El sórdido final de un Widgeon

POR

11 de noviembre, 2010
POR ,

Bienvenidos al artículo número 2.000 del blog ModoCharlie. Como un agradecimiento a nuestros lectores, les dejamos una nota histórica relacionada a una aeronave chilena.

Hay aviones que terminan su existencia abandonados, desguazados o quizá destruidos por accidentes, pero en el caso del Grumman G44A Widgeon matrícula CC-ETA, su final se aproxima más a una comedia de errores. Este hidroavión, único en Chile, fue fabricado en 1946, estaba habilitado para cinco personas y desde 1952 operaba desde Balmaceda en la zona sur del país para la Dirección General de Tierras y Colonización, visitando innumerables sitios de las provincias australes. Tras varios años de vuelos, todo comenzaría a oscurecerse cuando, por fallas, el bimotor debió realizar un viaje a Santiago desde Chamiza (cerca de Puerto Montt). El motivo del mismo era trasladarlo a la capital ya que los motores no daban la potencia necesaria; la radio estaba inoperativa por lo que los tripulantes tenían instrucciones para aterrizar en cada aeródromo con radio para no perder el rastro del avión…

A las 7 am del 14 de enero de 1961, el CC-ETA al mando de Tte FACh Alfonso Olivos, acompañado del Cabo 2° Federico Stoltzman había iniciado su periplo, ocupando la totalidad de la pista de La Chamiza para despegar. Con gran esfuerzo logró llegar a 3 mil pies, cuando aproximadamente media hora después del decolaje, comenzó a tener problemas en el motor derecho. Ante la pérdida de altura, se decidió acuatizar en un sector de la ribera norte del Lago Llanquihue cercano a Puerto Fonck.

Mientras taxeaban en el lago, la quilla impactó unas rocas que había bajo el agua, generando una grieta de 7 cm debajo del asiento del piloto. La tripulación descendió del Widgeon, lo amarraron y se dirigieron a una casa a pedir ayuda, avisando a La Chamiza. A las 11 de la mañana, personal FACh arribó en helicóptero para colaborar en el traslado del avión a una playa cercana (a lo cual también ayudó gente del lugar), teniendo que achicar el agua que había dentro de la célula. Sin embargo, mover el Grumman contribuyó a dañar aún más el casco, ya que inadvertidamente pasaron por otra área con rocas que extendieron las grietas. Para sacarlo del agua se le bajó el tren de aterrizaje y se lo varó, dejando la máquina a la intemperie con los comandos trincados.

Las conclusiones de la investigación realizada ese día en el lugar, indicaron que la causa probable fue “(…)el aflojamiento por vibraciones, de las bujías del magneto derecho correspondiente a los cilindros N°1 y 3.” Hasta ahí todo parecía bien, pero…

El 22 de febrero de ese año, la Tenencia de Carabineros de Puerto Octay, retén El Volcán, emitió el oficio N°16 a la Base Aérea La Chamiza. En él se detalla que en el sector de Puerto Fonck se encontraba abandonada una aeronave institucional FACh y que el propietario del fundo La Punta denunció a un civil por la sustracción de diversos elementos de la aeronave. Carabineros señaló además desconocer pormenores de lo acaecido al avión.

Una comisión enviada por la Comandancia del Grupo 5 el 7 de marzo, iba a trasladar el Grumman CC-ETA al aeródromo Nochaco, pero constató la desaparición de gran parte del instrumental y equipamiento interno, así como cables y cañerías cortados y daños en alas y superficies horizontales de cola, más la desaparición de un flotador. En vista de ello, no se procedió a mover la aeronave.

El 11 de marzo, ya en la investigación por el robo y desvalijamiento de la aeronave se constituyó el tribunal en el lugar de los hechos, procediéndose a fotografiar el aparato siniestrado. Con posterioridad (22 de ese mes) compareció en La Chamiza uno de los civiles identificados como participante en la sustracción de especies del Widgeon, quien comentó que tomó parte de un asado en Puerto Fonck junto a tres familias y en la cena ocurrida el 11 de febrero, se mencionó la presencia de un avión accidentado en una playa cercana, el que estaría dado de baja ya que no había nadie cuidándolo.

Al ir a la playa el día siguiente, los participantes del asado constataron que el G-44A estaba bastante a mal traer y ya tenía un sinnúmero de elementos sustraídos, inclusive el tapiz de su cabina. Unos niños jugaban en el agua con uno de los flotadores…para colmo, posteriormente el hijo de quien declaraba, procedió a extraer los equipos de radio. Tras declarar ese día, el imputado procedió a devolverlos a la FACh.

En una declaración posterior, el hijo del imputado, confirmó la versión anterior y añadió más detalles (que ya había daños en el avión, personas que iban en vehículo a sacar partes y que inclusive era usado como dormitorio), especificando que las radios se las entregó a un club de radioaficionados local, ya que los equipos de este último habían resultado dañados por el terremoto de mayo de 1960.

Tras varias semanas de investigación y de contradicciones sobre las especies que efectivamente formaban parte del avión, se emitió una relación de objetos sustraídos a Carabineros de Puerto Octay.  El único acusado fue el padre de quien sacó las radios, siendo encargado reo, pero quedando libre bajo fianza. Precisamente, lo único recuperado del interior de este Grumman fue el equipo HF devuelto.

Después de la tasación de los daños (los que mencionaban la eventual devaluación de lo robado y de lo existente en el aparato al permanecer tanto tiempo a merced de los elementos y vándalos), el acusado fue sobreseído, determinando el Tribunal que la causa fuere también sobreseida de manera temporal, al no tener cómo identificar a los autores de los destrozos y hurto de especies al no haber vigilancia del G-44A. Esto, con fecha 30 de enero de 1962.

Poco más de un año más tarde (el 12 de septiembre de 1963), en búsqueda de antecedentes para cancelar la matrícula CC-ETA, se realizó una segunda acta de salvataje en La Chamiza. Sólo el fuselaje estaba almacenado, constando que el porcentaje de daños era de 90%. Señalamos asimismo como detalle, que en esta oportunidad se menciona a su propietario con el nombre Dirección General de Tierras y Bienes Nacionales. Desconocemos qué fue de los restos, sin duda alguna un sórdido final para un avión que pasó a la historia como una rara avis chilena, víctima de una mala suerte tremenda que marcó sus últimos años de existencia.

Datos de la aeronave: número del constructor (msn, manufacturer serial number) 1446, registrado CC-ETA por la Dirección General de Tierras y Colonización el 4 de enero de 1952, adquirido a la fábrica Grumman por el Ministerio de Tierras y Colonización y “destinado a actividades técnicas y estudios del Ministerio. Inscrito a solicitud de la Dirección General de Tierras y Colonización” por oficio 8269 del 18 de diciembre de 1951. Como detalle anexo, en la inscripción aparecen los dos motores Ranger 6-440C-5 de 200 hp c/u, números de construcción 6864 (izquierdo) y 6417 (derecho).

Existe constancia por Providencia 33/5-1 del Comando de Material, Ingeniería y Mantenimiento de la FACh al Comando de Unidades de la institución (de fecha 5 de enero de 1959), para el uso del Grumman como de dotación del Grupo 5, pasando a operarse como si fuera de la Fuerza Aérea de Chile. Se estudiaría la propuesta de la Dirección de Tierras… en cuanto a traspasar la aeronave de manera definitiva a la FACh. Esto se venía proponiendo desde un tiempo antes (oficio 6024 de la Dirección General de Tierras y Colonización al Comandante en Jefe de la FACh, General del Aire Diego Barros Ortiz del 15 de diciembre de 1958) ya que el Ministerio de Tierras no poseía presupuesto para mantener operativo al Grumman, quedando definitivamente basado en La Chamiza.

La matrícula fue cancelada sin especificar motivo, por resolución 8/184 del 25 de noviembre de 1963, la solicitud fue emitida el 8 de noviembre de ese año y a la fecha del incidente el Widgeon tenía 1.110:40 horas de vuelo.

Fuentes consultadas:

Investigación sumaria por accidente/incidente de aviación 2/61 y 31/61, DGAC.

Imágenes: investigaciones sumarias, Dirección de Aeronáutica.

Registro nacional de aeronaves, antecedentes cortesía Germán Lüer.

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.
  • Nicolás Aqueveque hace 9 años

    Que triste final para uno de esos «pajarracos» raros de la aviación nacional… las fotos de los historiales estan buenisimas.

    Felicitaciones por su publicación numero 2.000 y que sigan siendo muchas más.

    Responder |
  • Una alegre y otra triste…
    felicitaciones por el articulo 2000… y que tristeza de lo que el mismo significa. El Widgeon es un avion hermoso y que final mas torpe y triste.

    Responder |
  • Felicidades por el Articulo 2000 amigos, que espero sean muchos masss.
    Que triste historia de este avión,El famoso Zapatillas rojas
    Saludos y buenisismo reportaje y fotos

    Responder |
  • Dromedario hace 9 años

    Bien el articulo pero estaría perfecto para la pagina del museo no de una de noticias de actualidad.

    Responder |
  • Felipe A. Herrera Herrera hace 9 años

    excelente articulo , muy buena investigación y espero que sean muchos mas.

    Responder |
  • Gonzalo B hace 9 años

    muy buen articulo.
    interesante que se haga esto con los aviones nacionales.
    una pena por el avion, se habria visto bien en el museo.

    Saludos desde la serena.

    Responder |