LAAT

El DC-3 del SSEI, parte 2

3353
vistas
Domingo 19 diciembre 2010 , 23:00
Publicado por

Segunda parte y final de la historia del DC-3 del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios del aeropuerto El Tepual, Puerto Montt. Al final del reportaje, unas imágenes del avión en tiempos recientes (marzo de 2006), gracias a la cortesía del entonces jefe del SSEI de SCTE, Roberto Lorca y el personal del mismo, más un video de los nuevos equipos del Servicio, donde aparece el Douglas ‘en acción’.

En busca del certificado perdido

Después del incidente, y de una reparación provisoria, este DC-3 no volvió a operar comercialmente con Aerocor, permaneciendo inactivo en Coyhaique. Una esperanza de recuperación surgiría el año 1984, puesto que con fecha 7 de septiembre, el empresario aeronáutico santiaguino Carlos Griffin C. adquirió (por contrato de compraventa entre Aerocor y Carlos Griffin) e inscribió el Douglas en el Registro Nacional de Aeronaves manteniendo la matrícula, y estableciendo que la base de operaciones sería el aeródromo Los Cerrillos. El mismo Griffin había cedido la aeronave en comodato a Línea Aérea Taxpa Limitada (de su misma propiedad) con fecha 29 de agosto de 1984. Sin embargo, existe una nota en el RNA de la DGAC que rematricula este Douglas con registro particular, muy sucintamente “por no encontrarse vigente el contrato de comodato”. Esto acaeció 9 de mayo de 1991, y por ende el avión no podía ser operado comercialmente (*la matrícula pasó de CC-CBO a CC-PQF).

Antes de trasladar la máquina a Santiago en noviembre de 1984, el informe de inspección de aeronave N°01449 indicó que, aparte del certificado de aeronavegabilidad vencido, existía una serie de reparaciones provisorias en punta de ala izquierda, parte frontal del fuselaje, flap central derecho, alerón izquierdo y fuselaje bajo los puestos de pilotaje. Éstas y otras faltas (trizaduras en ventanas, falta de certificado de matrícula, corrosión severa en flap central, falta de ELT Emergency Locator Transmitter, etc.) incidieron en que el CC-CBO quedase fuera de vuelo.

Finalmente, tras requerirse una autorización para vuelo ferry a Los Cerrillos, y su consecuente aprobación de las autoridades aeronáuticas civiles, el 10 de diciembre de 1984 el CC-CBO dejó la Región de Aisén de manera definitiva. Si bien lo anterior parecía ser el comienzo de un futuro promisorio, lo cierto es que no fue más que el inicio de la búsqueda de un nuevo certificado de aeronavegabilidad.

En septiembre de 1987 se solicitó autorización para vuelo ferry de la aeronave, entre Los Cerrillos y El Bosque, a fin de ingresar a ENAER para su certificación; el piloto al mando del avión sería el señor Luis Bochetti. Gran cantidad de comunicaciones escritas se intercambiaron con tentativas para intentar obtener la certificación, pero como se verá más adelante, no hubo resultados positivos.

Con fecha 4 de noviembre de 1991, Aerocargo Regional Limitada, empresa de Santiago, inscribió dos aviones DC-3, los cuales recibieron las características CC-CBO y CC-CJL. En el caso del primero, fue inscrito a fojas 162 del Libro 11 del Registro de Matrícula y Propiedad de Aeronaves, Carlos Griffin firma contrato de compraventa el 22 de abril de 1991, cediendo esta aeronave a Aerocargo Regional Ltda., la que registra el 4 de noviembre de 1991. Dicha compañía aérea anunció el inicio de sus servicios a diversas localidades del sur chileno, como Puerto Montt,  Llanada Grande, Segundo Corral, Villa O’Higgins, Coyhaique, Chile Chico, Cochrane entre otros. Por requerimientos de los habitantes de esa zona, de los que se hicieron parte tanto la empresa como autoridades regionales, se pretendía modificar una de las dos aeronaves para transporte mixto de carga y pasajeros.

La respuesta del entonces Director General de Aeronáutica Civil, General de Aviación José de la Fuente, al Intendente de la Región de Aisén del General Carlos Ibáñez del Campo, indicó la imposibilidad de acceder a la petición de Aerocargo Regional, ya que los asientos del avión no cumplían ”…con los requisitos, previamente establecidos, para asegurar la integridad de estos ante las diferentes situaciones que pudiesen afectar a la aeronave durante su operación”. Dichos asientos debían cumplir con las normas establecidas en el PART  25 785 y los PARTs involucrados en él.

Volviendo al CC-CBO, había sido autorizado para efectuar un vuelo ferry de Los Cerrillos a Puerto Montt en mayo de 1993 (tras requerimiento de ETEA Aero Gallpa, que incluía inspecciones a sistemas de combustible, aceite, hidráulico, y controles de vuelo antes del traslado). Consta también la existencia de varias comunicaciones escritas previas y pagos de derechos para efectuar vuelos de prueba y traslado entre Tobalaba y Los Cerrillos. El 7 de mayo, ya en Puerto Montt (aeropuerto El Tepual), el informe de inspección de Aeronaves estableció que el avión en cuestión “no cuenta con equipamiento mínimo para su certificación”, debiéndose renovar y poner al día los sistemas de comunicaciones, transponder e instalar un radar meteorológico. Como resultado de la evaluación, el avión quedó “fuera de vuelo, en preparación para certificación”.

También hay una investigación por infracción del artículo 194 del Código Aeronáutico, y una incautación temporal de ambas aeronaves.

En julio de 1994, la ETEA Aero Gallpa solicitó juicio técnico a la DGAC ante requerimiento de Aeroregional (sic) para poner en servicio al CC-CBO. Como respuesta, la entidad rectora de la aeronáutica civil nacional estableció que si bien estaba capacitada para efectuar los trabajos, debía solucionar los inconvenientes detectados en el informe de inspección de aeronaves de julio de 1993, recomendándose un plan de trabajo para arreglar los elevadores, y una evaluación técnica por la corrosión del avión tras el tiempo que tuvo a la intemperie.

Por lo anterior, es preciso señalar que en el caso del CC-CBO, no volvería a levantar el vuelo tras su último ferry a la capital de la Región de Los Lagos; Aerocargo sólo operó el CC-CJL operacionalmente.

El fin

El 04 de mayo de 1999 se remite el oficio (O) N°05/0/673-f, con fecha 23 de abril de 1999, de la Fiscalía del Registro Nacional de Aeronaves para Aerocargo Regional Limitada. El documento señala, que la inscripción en el Registro de matrículas es cancelada, y que dicho acto tuvo lugar el 21 de abril, por “aplicación de la causal tipificada en el art.42 letra d), del Código Aeronáutico, ‘Cuando no se hubiere renovado el certificado de aeronavegabilidad en cinco períodos anuales consecutivos”.

El 24 de junio de 2002 la DGAC emitió la resolución exenta N°01038, la que declaraba abandonada la aeronave CC-CBO de acuerdo al artículo 25 del código aeronáutico. Diversos fax recibidos, indicaban que el avión no registraba actividades de vuelo desde 1995, permaneciendo en estado de ‘notable abandono’ y no tenía certificado de Aeronavegabilidad desde el 30 de noviembre de 1979.

En vista de lo anterior, se lo consideró irrevocablemente perdido para su dueño (Aerocargo Regional Ltda.) y demás titulares de derecho en ella, ingresando a dominio fiscal como recurso propio de la DGAC, quedando a su arbitrio la facultad de disponer de la misma ‘de la forma que mejor convenga a sus intereses’. Previamente, este avión ya había sido declarado abandonado (el 17 de mayo de 2001 por Resolución N°1014) pero quedó sin efecto, al decidirse la publicación de un cuarto aviso de abandono de aeronave, puesto que entre el segundo y tercer aviso no pasaron más de quince días.

Seguidamente, el avión fue dado de alta en los registros de Activo Fijo del Aeropuerto El Tepual de Puerto Montt; el oficio (O) B°11/12/03047-1 de la Dirección Logística y de Telecomunicaciones, solicitó al Área de Abastecimiento de el aeropuerto El Tepual de Puerto Montt, el levantamiento del inventario respectivo para su envío al Departamento Abastecimiento de la Subdirección Logística. Lo anterior, tuvo como fecha de envío, el 8 de julio de 2002.

Nueva vida

El Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios del Aeropuerto El Tepual, en vista de la posibilidad de procurarse una aeronave para efectuar ejercicios de su especialidad, solicitó emplear al Douglas con estos propósitos. Se decidió la utilización en ejercicios no destructivos.

Los años a la intemperie de este Douglas, habían hecho estragos la pintura, y particularmente enlas superficies de control enteladas, determinándose en 2005, repintar la célula con los colores institucionales del Servicio SEI. Con esta librea, ha participado en varios ejercicios anuales de la especialidad. El último de ellos tuvo lugar el 6 de septiembre de 2007, donde según señaló la prensa de la zona, participaron además del SSEI, el SAMU y Cuerpo de Bomberos de Puerto Montt, recreando la emergencia ocurrida a un avión comercial. (N.del E.: recordar que este artículo es de 2008) A los ejercicios también acceden otras instituciones relacionadas con la prevención de riesgos.

Este DC-3, con una longeva y rica historia a sus espaldas, continuará en funciones para mejorar las técnicas de rescate de los servicios de emergencia aeroportuario puertomontino. De cualquier manera, un destino bastante más digno que el desguace o el abandono, y por qué no pensar que en algunos años más, vuelva a relucir convenientemente preservado.


Investigador histórico aeronáutico chileno, conocido por sus amigos como 'el viejito del Museo'. SneakerFreaker asumido, corresponsal de publicaciones aéreas, además de destacado spotter.

4 Comentarios ¿Y tu qué opinas?

  • Julio dijo hace 4 años:

    Excelente historia!!!!

    Eso si, llama la atención el video, el piloto declaró emergencia: fuego en motor 1, el controlador entendió y colacionó bien, sin embargo le indica al SSEI que el fuego era en el 2. Felizmente el SSEI prescindió de las instrucciones del controlador y apagó el incendio en el 1.

  • Gonzalo Cifuentes Vladilo dijo hace 4 años:

    jajajaja muy bien Julio, aunque debo reconocer que la filmación en la torre y la acción de los vehículos de extinción fue para situaciones distintas, por eso la incongruencia.

    saludos desde Puerto Montt, nuevamente muchas gracias Alvaro.

  • Michael Roberts dijo hace 1 año:

    Thank you for this great article. I saw the paint scheme and wondered about its history.
    Michael Roberts
    Jetvend Aviation

  • Marco Rosas T. dijo hace 1 año:

    Justo iba a comentar sobre la comunicación radial de incendio en el motor Nº 1, pero en fin,es un simulacro…yo le tomé unas fotos en el 93 del interior y panorámicas las cuales quedaron guardadas en la oficina de T.A. Don Carlos en Coyhaique, espero poder escanearlas para subirlas. Otra cosa, ¿finalmente hizo algún vuelo comercial de Puerto Montt al sur como indicaba AeroCargo ?…Completa historia, pero triste a la larga ya que no pudo hacer lo que mejor hace un DC-3….Volar…!!!!

    Saludos y gracias Álvaro.-

Publica tu comentario

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.