Delta Air Lines selecciona una nueva carta de vinos para el 2013

POR

24 de julio, 2012
POR ,

Comunicado e imagen de Delta Air Lines:

Delta Air Lines continúa mejorando la experiencia del viajero con la incorporación de una nueva carta de vinos para el 2013

La Máster Sommelier, Andrea Robinson, lidera el proceso de selección de los vinos para la clase BusinessElite

ATLANTA, 24 de julio de 2012 – Delta Air Lines (NYSE: DAL) comenzó su proceso de revisión y degustación de más de 1.600 vinos presentados por bodegas y corredores de vino de todo el mundo, bajo la dirección de la Máster Sommelier Andrea Robinson. Los vinos seleccionados serán servidos, en el 2013, en las cabinas de la clase BusinessElite en todos los vuelos de Delta.

El exigente proceso de selección, que se ha convertido en un evento anual, toma varios meses en organizarse y culmina con varios días catando los vinos. Las cajas de vino de más de 50 bodegas, grandes y pequeñas, provenientes de todo el mundo, se entregan en la sede de Delta en Atlanta para ser probados y revisados. Robinson considera numerosos factores, que van desde la complejidad del vino hasta los detalles delicados como la finura de su etiqueta. Las bodegas seleccionadas deben ser capaces de entregar las grandes cantidades de vino que se sirven a bordo de las cabinas de BusinessElite cada año, aproximadamente 128.000 cajas de vino servidas en todo el mundo.

«El proceso de selección del vino es intenso ya que debemos evaluar una gran cantidad de excelentes vinos de bodegas de todo el mundo», dijo Robinson. «La selección para la clase BusinessElite se compone de sobresalientes vinos internacionales inspirados en algunos de los grandes destinos que servimos, incluyendo por supuesto a América Latina. Recientemente, hemos ofrecido una variedad de vinos latinoamericanos como Tupun Torrontés, Torrontés Gougenheim y Chakana Estate Selection Malbec de Argentina; y Marqués de Casa Concha Cabernet y Carménère Reserva MontGras de Chile – todos ellos ganadores de concursos anteriores».

La selección de los vinos tiene más que ver con la ciencia que con la apreciación sensorial de la complejidad de los ejemplares presentados. El sentido del gusto está muy arraigado al sentido del olfato. De hecho, a 30.000 pies de altitud el sentido del gusto es limitado, ya que los matices que distinguen los sabores dulce, agrio, amargo y salado dependen del sentido del olfato. Para percibir olor, es necesario contar con vapor, lo cual es fácil en el caso de los vinos dado a que se evaporan o volatilizan a temperatura ambiente debido a que contienen alcohol; sin embargo, también se requiere de determinada humedad para percibir adecuadamente los sabores. En una cabina presurizada, donde la humedad se mantiene en aproximadamente el 10 por ciento, se está en una enorme desventaja porque los cambios de presión y la humedad afectan de manera dramática la capacidad de percibir el olor y el sabor. A esa altura, el cuerpo también se deshidrata, por lo que todos los receptores de los sentidos están atenuados.

«Nos enfrentamos a un gran desafío porque Delta quiere que a sus clientes les agrade nuestra selección. Buscamos vinos asertivos que van a despertar sus sentidos y tendrán una gran presencia en el paladar», dijo Robinson. «Nuestra selección tendrá aromas expresivos y sabores, así como texturas que acaricien. Realmente queremos vinos con gran sabor en tierra, que generen entusiasmo en nuestros clientes tanto en tierra como cuando los beban durante el vuelo».

Para el final del proceso, la Máster Sommelier Robinson habrá seleccionado ocho vinos tintos, ocho vinos blancos, un champán, un vino espumante, dos oportos y dos vinos de postre para ser rotados en el menú durante todo el año.

 

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.