A 50 años del primer vuelo del SR-71 Blackbird

POR

22 de diciembre, 2014
POR ,

Lockheed SR-71A Blackbird NASA

(Foto: Carla Thomas/NASA) Hoy 22 de diciembre, pero de 1964, realizó su vuelo inaugural uno de los prototipos de una de las aeronaves más icónicas de la Guerra Fría: el Lockheed SR-71 Blackbird. Un birreactor capaz de volar a Mach 3.2, para el reconocimiento estratégico a 85.000 pies, capaz de llevar sensores electrónicos y ópticos, todo lo contrario al muy vulnerable U-2. El aparato fue diseñado por el equipo SkunkWorks de Lockheed (liderado por el famoso diseñador Clarence «Kelly» Johnson), llevando adelante un diseño avanzado fabricado primordialmente de titanio, metal que era importado desde…¡la Unión Soviética!, aunque ocultando el verdadero propósito de su utilización.

Previamente, el 30 de abril de 1962, había volado el predecesor del SR-71, el A-12, un aparato similar, monoplaza y más pequeño para la CIA. Por su lado, el Blackbird podía llevar un segundo ocupante a cargo de los equipos de reconocimiento, y más combustible. Uno de los sistemas vitales en el avión, eran los dos turborreactores Pratt & Whitney J58, el cual operaría como reactor hasta velocidades cercanas a Mach 3, y después un sistema de sangrado en las últimas etapas del compresor, sacaría aire derivándolo directamente al postquemador (como un estatorreactor): ello, sumado a los materiales empleados para soportar las temperaturas de operación, lo hacen uno de los motores de aviación más avanzados en la historia del Siglo XX.

Treinta y dos Blackbirds fueron construidos, operados por la USAF entre 1966 y 1990 (vueltos a poner en servicio entre 1995 y 1998), y posteriormente siguió en servicio con la NASA entre 1991 y 1999.

Para un listado con algunas fechas relevantes y récords obtenidos con este jet, favor visiten el sitio web SR-71 Online.

Filmación del 22 de diciembre de 1964, con imágenes del primer vuelo del USAF 61-7950:

Y otro video, incluye un boom sónico doble, con el último vuelo de un Blackbird en Edwards AFB el 9 de octubre de 1999:

Fuentes consultadas: Lockheed Martin, Pratt & Whitney, SR-71 Online.

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.
  • invicto hace 5 años

    Muy bien redactado, interesante nota!!

    Responder |
  • Gonzalo Molina Palomo hace 5 años

    Simplemente extraordinaria y magnifica aeronave.

    Responder |
  • Miguel Poduje hace 5 años

    Tuve la oportunidad de estar en el Museo de Boeing en Seattle, Donde hay una de estas maravillas. Como eramos visita oficial, el acceso fue distinto al acceso a publico y cuando comence a conversar con una de las personas encargadas sobre este avion, el se entusiasmó, permitiendome subir a la cabina.
    Este avion tiene una cantidad de curiosidades muy interesantes, por ejemplo, dado que era de titanio, las herramientas normales de trabajo para mantenimiento provocan daño, por lo tanto necesitaba de herramientas especiales libres de cromo vanadio, lo que hacia que todo fuese carisimo. la «piel» del SR-71 estaba diseñada para sellar con la dilatacion por temperatura, entonces, la carga de combustible debia hacerse lo mas cercano al despegue, ya que en tierra con los tanques cargados, el avion filtraba combustible, pudiendo perder grandes cantidades si la espera era mucha. Coma habia gran perdida de combustible, el SR-71 despegaba con lo minimo para «calentar» la estructura y se dilatara, una vez «sellado» cargaba combustible en el aire y recien ahi tenia la carga suficiente para la misíon que fuese a tener. En fin.. una hermosa maravilla que esta en sitiual de otros unicos como el Concorde, U2, etc.

    Responder |
  • Me alegra que este avión sea siempre recordado, y en particular uno de los favoritos para mi, Gracias a Kelly Johnson.

    Responder |
  • Mauricio Carvajal A. hace 5 años

    Gracias por la nota y recordarnos el cumpleaños de este veterano, que como me imagino a muchos, nos marco a fuego nuestra «pasión por la aviación».

    Saludos, Mauricio Carvajal A.

    Responder |