102 Aniversario de la Aviación Militar y Día de la Fuerza Aérea Uruguaya

POR

20 de marzo, 2015
POR ,

Aniversario 102 Fuerza Aérea Uruguaya 2015 (81)
El 17 de marzo de 1913, con la lectura de la Orden General No. 1155 del Estado Mayor del Ejército, emanada del Ministerio de Guerra y Marina, se dio por inaugurada la Escuela de Aviación Militar del Uruguay, en un potrero de la Estancia Santo Domingo, hoy Campo Militar No.1 del Ejército, cercano a Los Cerrillos, Departamento de Canelones.

Diez jóvenes Oficiales del Ejército, fueron convocados por la referida Orden General, como alumnos de la Escuela de Aviación Militar, a las órdenes del instructor francés Marcel Paillette. A pesar del entusiasmo inicial, dicha Escuela solo duró tres meses, y una nueva Escuela Militar de Aviación surgió en 1916.

Sin embargo, el hito del 17 de marzo, fue tomado como la efeméride más trascendente de la historia institucional de la Fuerza Aérea, siendo establecido como tal en 1951. La Escuela de Aviación Militar fue la institución predecesora de la Aeronáutica Militar, fundada el 31 de diciembre de 1935, la que posteriormente (el 4 de diciembre de 1953) dio origen a la Fuerza Aérea Uruguaya, FAU.

El acto conmemorativo

El martes 17 de marzo a las 11 AM, se inició la ceremonia conmemorativa del 102° Aniversario de la Aviación Militar y Día de la Fuerza Aérea Uruguaya. La ocasión fue especial, ya que por vez primera este acto no se realizó en la Base Aérea Cap. Boiso Lanza, cuna de la Aviación Militar del país oriental, sino que en la Brigada Aérea I, en instalaciones contiguas al Aeropuerto Internacional de Carrasco, Gral. Cesáreo L. Berisso.

Este acto fue encabezado por el Presidente de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vázquez, junto al Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Gral. del Aire Washington Martínez; el Ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández H., entre otros.
Asistieron también, el Jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, FAA, Brigadier General Mario Callejo; el Comandante General de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, FAE, Teniente General Raúl Banderas Dueñas, así como autoridades civiles y militares y amigos de la Institución.

El Presidente Vásquez, junto al Comandante en Jefe de la FAU, pasaron revista a los efectivos terrestres; acto seguido la Banda de Músicos de la Fuerza Aérea Cnel. (Reserva) Walter Miños ejecutó las estrofas del Himno Nacional, seguido por la Lectura de la Orden del Comando General correspondiente al día de la fecha.

Posteriormente, el General del Aire, impuso la Condecoración “Al Mérito Aeronáutico” en el grado de “Gran Oficial” al Jefe de Estado Mayor General de la FAA, y al Comandante General de la FAE. Esta condecoración, se otorga a civiles y militares, nacionales o extranjeros, que hayan prestado destacados servicios a la aviación del Uruguay.

Pasando a otros galardones, el premio Seguridad de Vuelo lo recibió este año el Escuadrón Aéreo N°2 (Caza). Dicha unidad, en el transcurso del 2014, cumplió con éxito la puesta a punto, mantenimiento y traslado de 3 Cessna A-37B Dragonfly desde la Base Aérea de Manta, Ecuador hasta el Uruguay. Recibió el premio, el Comandante del Escuadrón Aéreo N°2 (Caza), el May. (Av.) Julio Bardesio.
Posteriormente se hizo entrega del premio “Al Mérito” al Tte.1° (Av.) Ramiro Romero y al Tte.2° (Av.) Matías Lauber, por el manejo de una situación de emergencia en el avión Beechcraft UB-55 Baron, en su base, el aeropuerto Ángel Adami. Tras fallas en la extensión del tren de aterrizaje, se dirigen al Aeropuerto Internacional de Carrasco donde realizan un aterrizaje de emergencia.

A continuación el Comandante en Jefe acompañado del Sub Oficial de la Fuerza Aérea, Sup. At. Orlando Caballero, entregaron los distintivos al reconocimiento al desempeño destacado al personal, que por su iniciativa e inventiva, contribuyó con los objetivos operacionales de la Fuerza Aérea.

Seguidamente, hizo uso de la palabra el CJ de la FAU, en su último discurso en una fecha aniversario. En él, mencionó la adquisición de dos Airbus DS C212-300 provenientes de la Fuerza Aérea de Portugal, la incorporación el año pasado de un nuevo Airbus Helicopters AS365 Dauphin ambulancia y la búsqueda, tanto de un tercer ejemplar, como de un avión que los complemente. También, la llegada de los tres Cessna A-37B Dragonfly y paquete de repuestos adquiridos al Ecuador, como medida interina que permitirá mantener la flota de esos aviones en servicio, hasta la llegada de un reactor de combate acorde a los tiempos actuales.

Por otro lado, resaltó la participación de la Fuerza en ejercicios internacionales, tales como Cooperación II en Perú, y Salitre II en Chile, así como la permanencia de la FAU como parte de las fuerzas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la República del Congo con sus helicópteros Bell 212.

Luego se invitó a las autoridades a firmar el libro de honor y a trasladarse a las instalaciones de la Fundación Cesáreo L. Berisso, donde se realizó su inauguración. Cerrando esta celebración se compartió un vino de honor en las instalaciones del Museo Aeronáutico, quedando inauguradas las instalaciones del futuro Museo Aeroespacial y de las Comunicaciones.

Las aeronaves

En la plataforma de la Base Aérea, estaban dispuestas algunas aeronaves de la Fuerza Aérea Uruguaya: el inmaculado AT-6D Texan FAU 366 (matrícula civil CX-NAT), avión insignia de la FAU; el planeador LET-13 Blanik puesto en servicio este año y su remolcador, un Piper PA-18 Super Cub, y un Cessna T-41D del Escuadrón Aéreo N°7, que está en las etapas finales del proceso para ser nuevamente puesto en vuelo.

En los cielos montevideanos desfilaron 41 aeronaves: liderando la formación, el Lockheed Martin C-130B Hercules del Escuadrón Aéreo N°3, seguido por seis Cessna A-37B Dragonfly (tres de ellos, los aviones recientemente traídos desde Ecuador) del Escuadrón Aéreo N°2; cuatro Pilatus PC-7U Turbo Trainer (designados localmente AT-92) del Escuadrón de Vuelo Avanzado, EVA, el Embraer EMB120 Brasilia más dos EMB110 Bandeirante y tres Airbus DS C212-200; todos los transportes pertenecen al E.A. 3.

A lo anterior les sumamos tres Beechcraft 55 y 58 Baron (UB-55 y UB-58); en el caso del B55 pertenece al Escuadrón Aéreo N°7 de Observación y Enlace, mientras que un ejemplar de los B58 pertenece a la Escuela Militar de Aeronáutica (EMA) y el otro, a la Escuadrilla de Enlace de la Brigada Aérea II. También, seis Aermacchi SF-260 (designación local T-260), todos ellos de la EMA; y nueve Cessna 206 Super Skywagon y Stationair de las Escuadrillas de Enlace (Brigada Aérea II), E.A. 7 y Comando Aéreo de Servicios.

Cerrando el desfile aéreo, cuatro Bell UH-1H liderados por los dos Airbus Helicopters SA365 Dauphin II. Todos los helicópteros, pertenecientes al Escuadrón Aéreo N°5.

Para contextualizar, los Escuadrones Aéreos N°s 3 y 5 están basados en la Brigada Aérea I de Carrasco; los E.A. N°s 1, 2, Escuadrilla de Enlace y Escuadrón de Vuelo Avanzado pertenecen a la Brigada Aérea II de la Base Aérea Tte. 2° M.W. Parallada, Durazno. La Brigada Aérea III, localizada en el aeropuerto Ángel S. Adami, de Melilla encuadra el Escuadrón Aéreo N°7; finalmente, la Escuela Militar de Aeronáutica, EMA, está ubicada en la Base Aérea General Artigas, de Pando.

No participaron en esta ocasión, los FMA IA-58A Pucará, los que se encuentran actualmente en revisión.

Cabe mencionar que, tras el fin del acto principal, este desfile aéreo se repitió, aunque esta vez pasando sobre el hangar con las nuevas instalaciones del Museo Aeronáutico, Coronel (Aviación) Jaime Meregalli, cuya ampliación (financiada por una empresa local de telecomunicaciones) fue inaugurada ese día. Este segundo sobrevuelo, tuvo lugar cuando las autoridades, público e invitados se dirigían al Museo.

El nuevo Museo

Pasando a hablar de este último, sus instalaciones comprenden un hangar, cuya ampliación finalizó poco antes de la ceremonia del 17 de marzo. En su interior, se hallaban –al momento de nuestra visita-, 15 aeronaves y una muestra de la empresa de telecomunicaciones estatal (lo que explica que en hubiera un modelo de teléfono antiguo delante de los aviones/helicópteros en exhibición). Hay además, dos salas contiguas con la historia de la aviación civil y militar del Uruguay.

Dispuesto frente a uno de sus accesos, destacaba el único ejemplar sobreviviente de la Aviación Militar Uruguaya, del Curtiss SNC-1 Falcon. Este avión, que es una rareza a nivel mundial además, resultó severamente dañado (partido por la mitad) el 4 de diciembre de 1997 en las antiguas instalaciones del Museo, como resultado de un incendio que destruyó y dañó a varias otras aeronaves históricas.
Ha sido lentamente reconstruido en un taller automovilístico, y hace poco llegó a la Brigada Aérea I, donde se lo ha completado, quedando a la espera de mayores trabajos para tenerlo lo más cercano a su condición original.

En otra zona de la Base, se está trabajando en un B-25 Mitchell, y prontamente el grupo de voluntarios denominados Asociación de Amigos del Museo Aeronáutico, AAMA, encararán el proceso de reconstrucción de un de Havilland DH.82 Tiger Moth. Biplano, del que sus tapas del motor y estanque de aceite, fueron construidos en el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Chile, además de localizar diversas partes en el exterior.

Así, y luego una jornada en que se dieron cita el pasado, presente y futuro de la aviación militar uruguaya, damos por finalizada nuestra cobertura al Aniversario de la FAU; agradeciendo al personal de la misma, especialmente a Relaciones Públicas FAU por las facilidades entregadas para cubrir dicho evento.

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.