¡Buen provecho señor!

POR

25 de diciembre, 2015
POR ,

Relato y fotos de Horacio Parragué Bonet.

Los días de invierno son mas cortos y el tiempo un poco complicado por las tormentas de nieve que limitan las operaciones y dejan inutilizables las pistas hasta que sean despejadas de la nieve acumulada. Afortunadamente el tiempo se presenta favorable y podré iniciar el largo vuelo desde Wichita en Kansas hasta Santiago en Chile. Pero no es solo despegar y volar, tratándose de un avión nuevo y desconocido, hay que hacer primero un par de etapas cortas para determinar los consumos de combustible y aceite, y así tener una idea clara del alcance y la autonomía, y no confiar en el optimismo de las tablas y gráficos del manual.

01 Cessna Delivery Center, Wichita Ks.

02 Aeropuerto Mid Continent, USA, Kansas, Wichita, Aeropuerto Mid Continent_634x427
De modo que para completar la primera jornada de 700 nm que median entre Wichita y Brownsville, en el extremo sur de Texas en un Cessna 172, hay que despegar temprano y requiere todo el día.
Después de acomodar el equipaje, la surtida carga de repuestos, encargos y tentaciones de la Sociedad de Consumo, parto a media mañana hacia el interminable Sur. Extraño paisaje se tiene a la vista, la llanura es inmensa, monótona e ilimitada en los 360º, solo se destacan de vez en cuando el difuso perfil, como de islas en el mar, de alguna ciudad. El terreno no ayuda mucho, pues a la distancia se pierden los detalles y el cerro mas próximo hacia el sur lo vamos a encontrar a unas mil millas más adelante.

03 USA, Kansas, llanuras nevadas_634x432
Los campos están en el largo letargo del invierno, esperando el lejano calor del estío. La nieve que cubre el suelo se diluye poco a poco, y a medida que se progresa hacia el Sur, va siendo paulatinamente reemplazada por el amarillo pálido de los rastrojos de trigo y maíz de la temporada pasada. Los ríos se destacan ya como obscuras sinuosidades que se pierden en la distancia a ambos lados de la ruta o como fulgores de sol al sudoeste.
En medio de esta contemplación me voy aproximando a la primera escala para determinar consumos de combustible y aceite. Es un pequeño aeródromo en Oklahoma directo en la ruta, hechas las faenas de rigor me encuentro nuevamente en vuelo. Ya sobre Texas y sus campos de petróleo, se nota que las temperaturas han ascendido y el paisaje ahora es de verdes praderas y parches de bosques. 04 USA, Red River, frontera Oklahoma - Texas_634x427

05 USA, Texas, Algodón y Petroleo, Corpus Christi_624x427

Después de una segunda escala para comprobación de consumos se llega, ya bien entrada la noche, a Brownsville, a orillas del Río Grande que es la frontera con México, por casi 1.800 Km de aquí hasta El Paso, siempre en Texas. Hechos los trámites de exportación del avión quedamos listos para despegar mañana a primera hora. Tarde llego al hotel, y me encuentro con la mala noticia que cocina y comedor, a esa hora, están cerrados. Cansado me acuesto, y caigo en cuentas que no he probado bocado desde el desayuno. ¡Bueno, no es la primera vez ni será la última, mañana me desquito aquí en el hotel o en el aeropuerto!, me digo como consuelo.

06 USA, Texas, Brownsville, final pista 31L_629x427
Una voz sintética me indica, por el teléfono, que es hora de levantarse. No ha aclarado y cocina y comedor siguen cerrados. Al llegar al aeropuerto ya apunta el sol, pero igualmente, está todo cerrado. Una persona del aseo me informa que no pasa nada hasta la hora de llegada del Braniff, procedente de San Antonio, en una hora mas. Sin tiempo para esperar parto con destino a Veracruz, distante 430 nm y unas tres horas cuarenta de vuelo. Mientras más lento mejor, porque el viento norte aquí también se signo de mal tiempo. La navegación en este tramo es muy simple, la costa oeste del Golfo de México es una larguísima playa y basta seguirla para llegar a Veracruz. Rompen la monotonía de esta playa la Laguna Madre al sur de Matamoros, unos antiguos restos de un fuselaje, los espigones de la entrada del puerto petrolero de Tampico, unos tragos de agua, unas galletas y la gran Laguna Tamiahua, formada por el Cabo Rojo.

07 México, Costa del Golfo_643x437

08 México, Tampico_638x437
La llegada a Veracruz se facilita por los humos de una planta siderúrgica al Oeste del aeropuerto, pero esto es la única facilidad, porque ahora empiezan los trámites típicos de los países al sur del Río Grande. Disponer de varias copias del Manifiesto, encontrar al personal del combustible, ¿por donde se entra al terminal?, ¿donde está ARO?, ¿donde Meteorología?, ¿donde se pagan las Tasas Aeronáuticas?, ¿el personaje de uniforme es policía, militar, guarda de aduana o vigilante? etc, etc, etc. Cada funcionario se toma su tiempo y el del piloto, el que tiene que ir de oficina en oficina y de piso en piso. Curiosamente, a la hora que se llegue se está fuera del horario normal de atención y hay que pagar extra por habilitar Aduana y Policía Internacional. Lo azaroso de estos viajes no está tanto en el aire, sino que en tierra. Terminados todos los trámites, feliz dejo atrás la hermosa Veracruz, con sus funcionarios y trámites, rumbo a San José de Guatemala junto al Pacífico. Son 460 nm cruzando sobre el selvático espinazo de América Central. En la tranquilidad de las alturas me doy cuenta que con el ajetreo de los trámites y la necesidad de salir pronto, olvidé almorzar. Me consuelo nuevamente diciéndome resignado, ¡bueno, será en San José!

09 Guatemala, San José, aeropuerto_631x425
San José, puerto y balneario sobre el Pacífico, cuenta con una base militar en un aeródromo bastante grande, que durante la Segunda Guerra Mundial formaba parte de las defensas del Canal de Panamá. Los trámites de rigor hay que ir a hacerlos con las autoridades del puerto, pero en ese momento no era posible conseguir taxi u otro vehículo.
El personal de la Torre me sugiere, amablemente, que dándole una propina a uno de ellos me puede facilitar su dormitorio para continuar mañana a Panamá. Me pareció un trato justo, que me permite salir de madrugada, ahorrar todos los trámites, los traslados y gastos de hotel. El único gran problema era que no había posibilidad de cenar ni desayunar. Me consuelo nuevamente diciéndome resignado, ¡bueno, será en Panamá! Y el vaho húmedo y pegajoso de la noche tropical no fue impedimento para un buen sueño reparador.

10 Guatemala, San José, aeropuerto_643x437

11 El Salvador_629x432
Las 776 nm entre San José de Guatemala y Paitilla en Ciudad de Panamá demoran entre siete horas y media y nueve horas, dependiendo de la suerte con los Alisios que soplan constantemente del Noreste. La ruta va contra el sol matinal y siguiendo la hermosa Costa Pacífica de Centro América con sus ríos, puntas, bahías y volcanes, que por el clima de estas regiones, carecen totalmente de nieve y se ven más como siniestras amenazas que como magníficos decorados del paisaje. Al ir cruzando varios países, las comunicaciones son constantes y se escuchan muchas otras aeronaves dando posiciones con nombres totalmente desconocidos para uno. Todo este parloteo entretiene y junto con la belleza del panorama hacen más corta la larga jornada.

12 Costa Rica, Puntarenas_437x643

13 Nicaragua_634x422
Panamá, separación y unión de continentes y océanos, se va destacando, por sus edificios, a orillas de su golfo, siempre lleno de barcos esperando turno para entrar al Canal. Esta maravilla del esfuerzo y la ingeniería, salvando varios peldaños, los dejará libres de navegar en el Atlántico. Sobrevolando la Isla Taboga, que con su VOR es eje del tráfico aéreo en Ciudad de Panamá, se enfila directo a la Punta Paitilla donde estaba emplazado el Aeropuerto Marcos A. Gelabert y ahora lugar de multitiendas y edificios. Varios funcionarios en la plataforma esperando el avión para controlarlo y formulando preguntas que se podrían hacer con más calma en una oficina lejos del viento y del ruido de otras aeronaves. La rutina ya es conocida y por lo pequeño del terminal, logro completar los trámites con relativa prontitud y despego con destino a Guayaquil.

14 Panamá, Paitilla_634x413

15 Panamá, Canal de Panamá_629x422

17 Panamá, Canal de Panamá, Esclusas Miraflores_685x472
Se puede ir a Guayaquil siguiendo la solitaria costa pacífica de Panamá y Colombia por Bahía Solano, Buenaventura, Tumaco y Esmeraldas durante 590 nm o directo a Esmeraldas con 480 nm, pero casi todo mar y en partes a 150 nm de la costa. Ambas rutas poco frecuentadas y con toda clase de meteorología. Solo se escucha, a medida que se avanza al Sur, los lejanos tráficos comerciales de Panamá, Bogotá, Cali, Quito o Guayaquil con los que, al menos, se puede hacer puente para dar posiciones. Nuevamente la tranquilidad de las alturas me recuerda que, otra vez he olvidado almorzar y como ya es costumbre, me consuelo diciéndome resignado, ¡bueno, será en Guayaquil!

18 Colombia, Costa Pacífica_629x427

19 Costa de Colombia

La llegada, a este principal puerto de Ecuador, va siguiendo el amplio valle del Guayas, así que hay espacio suficiente para ir esquivando los numerosos cúmulos y chubascos. Otra vez la rutina del arribo, pero esta vez no hay apuro y puedo finalmente, después de tres días, siete escalas, ocho ayunos, treinta y una horas de vuelo y 3.180 nm sentarme a la mesa en un buen restorán, ordenar y luego escuchar al mozo decirme amablemente: ¡Buen provecho señor!

20 Ecuador, Rio Guayas, Guayaquil_624x422

Horacio Parragué B.
Santiago, Noviembre 2015

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.
  • Fabian Martinez hace 4 años

    Un abrazo grande don Horacio. Gracias por sus historias y hermosas fotografías. Un gusto haber volado con usted.

    Responder |
  • Jorge Campos hace 4 años

    Gran Horácio, bello relato mas uno para la coleccion, felicidades y saludos.

    Jorge Campos

    Responder |
  • Giancarlo Garlaschi Podesta hace 4 años

    Don Horacio

    Gracias por un maravilloso relato acompanado de lindisimas fotos !!!

    Aeropuerto de Bandaranaike , Ceylon .

    Responder |
  • Giancarlo Garlaschi Podesta hace 4 años

    Don Horacio y Amigos de MC.

    Espero algun dia poder hacer un vuelo asi , vuelo de verdad , con tiempo de mas para pensar , reflexionar y sentirse como Charles Lindbergh …totalmente dependiente de nuestro unico motorcito !!!

    Y….ahora entiendo por que gringos colocan » always hangared » , cuando vender sus aviones !

    Feliz Navidad a todos los integrantes y Fans de MC.

    P.d. : El computer insiste en » Navy Dad » !!!

    Responder |