El renacer del Fénix: Curtiss SNC-1 Falcon en Museo Aeronáutico de Uruguay

POR

15 de julio, 2016
POR ,

Por Wilman Fuentes, Ratones de Hangar AAMA. Fotos del autor, Antonio Bilhoto, Eduardo Luzardo y Julio Salvo.

El pasado sábado 9 de julio, se llevó a cabo la celebración del décimo primer aniversario de la Asociación Amigos del Museo Aeronáutico, (Museo Aeronáutico y del Espacio Cnel. (Av.) Jaime Meregalli, Uruguay) y coincidiendo con los festejos, se procedió a entregar a las Autoridades de la Fuerza Aérea Uruguaya y jefe del Museo Aeronáutico la última de las piezas restauradas por ésta Asociación que se trató de la aeronave Curtiss SNC-1 Falcon, que revistiera dentro del parque aeronáutico de la Aeronáutica Militar del Uruguay (posteriormente Fuerza Aérea Uruguaya) entre los años 1942 y 1949.

Esta aeronave que llegara al Uruguay para cumplir funciones de entrenador primario y avanzado y que lo hizo en un número de diez unidades, llegó ante la imposibilidad de conseguir dentro del parque aeronáutico de los Estados Unidos el conocido North Américan AT-6 “Texan” debido al alto requerimiento que éste pais tenía a causa de la segunda conflagración mundial que metía de lleno a los Estados Unidos de América en ella.

Pasados los años, este tipo de aeronave, deja de prestar servicio dentro de la fuerza, varias de ellas pasan a ser prescindibles del uso hasta que llega la inauguración del Museo Aeronáutico en 1953 una de estas aeronaves sobrevivientes, más concretamente la matriculada con el número “205” pasa a integrar la primera muestra de la novel institución.

En diciembre de 1997, un voraz incendio ataca las instalaciones del Museo Aeronáutico donde lamentablemente se pierden unidades únicas, como un DH-Dragonfly ex PLUNA, un Potez 25, única unidad en el mundo en estado completo de exhibición y entre ellas, el Curtiss SNC-1 Falcon, el fuego se extiende y genera un foco debajo del Curtiss y derrite literalmente su fuselaje causando severísimos daños en el centro de su estructura y parte al medio al avión, dañando por completo su cabina, carlinga, panel de instrumentos y todo el habitáculo de comandos, asientos y equipos. Es así que el Curtiss es retirado del museo, abandonado y olvidado en depósitos y a la intemperie, sin esperanzas para su reconstrucción.

En el año 2000 se reabren las puertas del Museo Aeronáutico con una muy modesta muestra de aeronaves, producto de la colaboración de empresas y entidades colaboradoras y amigas, como el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de, Chile que reconstruye un Fairchild PT-19 y es entregado a las autoridades de la época en un recordado evento y que nunca nos cansaremos de agradecer, esa y futuras colaboraciones.

En julio de 2005, se funda la Asociación Amigos del Museo Aeronáutico, AAMA. Se solicita permiso a las autoridades de la Fuerza Aérea Uruguaya para trabajar en apoyo a incrementar la muestra del museo recuperando alguna de las unidades dañadas, se autoriza y se comienza a elaborar un proyecto marco de trabajo, donde se prioriza las unidades que pueden ser restaurados en un “cercano”- “mediano” y “largo plazo”, entrando el Curtiss SNC-1 en la última de éstas aspiraciones.

Uno de nuestros socios y amigo Eduardo Luzardo, viene un día con la idea de que él, conocía un mecánico automotriz que podía darnos una mano con el Curtiss, él se encarga personalmente de sondear la idea e invitarlo al Museo para que viera el avión y nos diera su opinión. Este mecánico, el Sr. Rubens Cordero acepta la invitación y no solo eso, también acepta el reto de volver a unir al viejo Curtiss, lo cree viable con la condición de que el avión no tenía fecha de finalización porque él debía dedicarse también a sus actividades personales, y la Asociación correría con los gastos de materiales que requiriera el trabajo. Aceptadas las partes las condiciones, se procede a trasladar al avión a su taller, en el centro de Montevideo.

El avión avanza lentamente, tan lentamente que el mismo demora casi dos años en tener su esquelética figura interior a la vista, otros dos años en ser revestida; el armado del piso, su fuselaje interior y el delineado del sector donde iría la cabina con sus carlingas corredizas para piloto y alumno, de eso, debía encargarse la Asociación, ya que el convenio era que don Rubens Cordero, se encargaría de unir el avión, el resto, sería nuestro y otro cantar.

Finalmente, llegado enero de 2014, ocho años y medio después, el avión estaba pronto en lo acordado con el Sr. Cordero, se procede al traslado de la aeronave a la Base Nº 1 de la Fuerza Aérea Uruguaya y al Hangar de “Mantenimiento” y ahora venía la parte difícil para nosotros: uno de nuestros amigos y colaborador voluntario, un señor mayor de largos setenta años, ex Oficial de la Fuerza Aérea y ex Piloto de B-25 que dedicara su vida a la restauración de autos clásicos, el Sr. Humberto Arioni decide tomar el toro por las astas y encara la reconstrucción de la cabina, carlinga, rieles de abertura, tablero de instrumentos, comandos de hélice y motor, asientos e instalación de la mira de tiro, antena de radio y aberturas para apoyar los pies y trepar al avión. Mientras, el resto de los amigos voluntarios, sustituíamos piezas de aluminio abolladas por el fuego de las alas y planos de cola, reparábamos las compuertas de los trenes de aterrizaje y abollones en su cowling, flaps y alerones.

Finalizadas todas estas tareas que nos insume un año y medio más, la Fuerza Aérea Uruguaya se encarga de su pintura, colocación del motor y alas; Humberto Arioni recupera un generador eólico que tenía en su ala izquierda que brindaba energía para la iluminación de los instrumentos y luces de navegación, y dejando bien claro que el avión luciría un esquema de pintura igual al que lucía en 1942, los técnicos de la Fuerza Aérea Uruguaya, finalizan sus trabajos de pintura. Y de esta forma, llegamos a lo que fue el sábado pasado: la entrega de este raro ejemplar de aeronave, donde se pueden encontrar apenas cuatro unidades como ella en el mundo, una en Turquía, otra en el Museo Aeronáutico de Pensacola, Estados Unidos; la nuestra y una cuarta, versión civil en el museo volante de Fantasy of Flight también de los Estados Unidos.

Esta aeronave fue presentada oficialmente al público y ubicada en su sector del Museo Aeronáutico ante el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, el General del Aire Alberto Zanelli, el Director del Museo Aeronáutico el Cnel. (Av.) Fernando Colina, los Brigadieres Generales, Ismael Alonzo y José Vizconti, el Comandante de la Aviación Naval del Uruguay, el Capitán de Navío Daniel Fernández y el Jefe de Escuadrones de la Aviación Naval el Capitán de Corbeta Nicolás Casariego, familiares, esposa e hijos del Sr. Rubens Cordero, ya que lamentablemente hace dos meses tuvimos la desgracia de perder a éste amigo, amigos y socios de nuestra Asociación y público en general que nos visitó.

Video con el momento de la presentación oficial del Falcon SNC-1:

Hoy tenemos el honor y el orgullo de poder presentarles a todos, esta aeronave completamente restaurada para exhibición estática, como una joya única en el hemisferio Sur: nuestra América Latina recibe y recupera una pieza invaluable de patrimonio aeronáutico para el disfrute de todos.

Me resta agradecer profundamente a esta página hermana que es Modocharlie.com porque siempre y en todo momento ha estado pendiente de ésta restauración y de todos nuestros movimientos como Asociación, alentando nuestra obra y participando activamente con visitas a nuestra ciudad y a nuestro Museo, a todos nuestros amigos en Chile y fundamentalmente al Museo Nacional del Aire y el Espacio que siempre y en todo momento está dispuesta a colaborar como lo ha hecho antes y lo ha hecho últimamente con nuestra restauración que viene en camino que es la del DH–82A Tiger Moth que nos prestó a sus técnicos armándonos un espectacular cowling y son nuestro Norte en materia museística y referentes… a todos, el GRACIAS bien grande por el invalorable apoyo.

Wilman Fuentes,
Montevideo – Uruguay – Julio 2016.

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.
  • Wilman Fuentes hace 1 año

    Gracias Modocharlie.com , Gracias Alvaro por el interés de siempre y la colaboración desinteresada y permanente, ha sido un gran esfuerzo, enorme el trabajo y estamos muy contentos con lo realizado.

    Miles de Gracias.

    Wilman Fuentes.

    Responder |
  • Giancarlo Garlaschi hace 1 año

    Don William

    Maravilloso reportaje !!!

    En el museo ” Fantasy of Flight ” , Polks , cerca de Orlando , Florida , existed un ejemplar de este mismo entrenador , en vuelo. Es el modelo con tren fijo , pertenecio a la Fuerza Aerea Boliviana.

    Saludos Cordiales !

    Responder |
    • Wilman Fuentes hace 1 año

      Ese Curtiss es un CW-22,, tren fijo, en ese museo hay otro, muy similar al nuestro, version civil… sus ex dueños, pertenecían a la localidad de Sonoma en California, ellos estuvieron en Uruguay e hicieron varias ofertas por nuestro Curtiss, justo cuando estaba en los comienzos de su restauracion, lo fueron a ver al taller, la oferta de ella comprendia tres aeronaves que no tuvieron historia en nuestro pais, Un Marauder, un Stearman y restos de un P-40, no hubo trato obviamente y la verdad, nos felicitamos por no haber hecho el canje.

      Responder |
  • Rosanna Martínez hace 1 año

    Felicitaciones!! Muchas veces no se sabe todo el trabajo, experiencia y la pasión que hay atrás de las restauraciones. Una emoción ver la tarea exhibida. Reconocimiento a los voluntarios!!

    Responder |
  • Que interesante. Impresionante la perseverancia.

    Responder |
  • Juan Arráez Cerdá hace 1 año

    Una gran alegria el ver el resultado de vuestro excepcional trabajo de restauracion publicado en esta estupenda pagina de nuestro amigo, ya que de este modo podrá ser mucho mas conocido y apreciado en todas parte.
    Mi mas sincera felicitacion por el magnifico trabajo que habeis realizado y por el increible resultado que habeis logrado.

    Responder |
  • Ganador hace 1 año

    Y en Chile, ¿cuándo?

    Responder |