Hace 10 años: Catalina en Museo aeronáutico de Cerrillos y muestra aérea en El Bosque

POR

19 de agosto, 2016
POR ,

Hace 10 años exactos daba inicio a la era fotográfica digital, y para ello me dirigí al Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Chile, MNAE. Allí, hice mis primeras fotos con la recordada Canon Rebel XT, al hidroavión Catalina/Canso que tras décadas de abandono y otros tantos años de recuperación en su célula, se halla desde agosto de 2006 en el interior del hangar principal del Museo, representando al OA-10A Catalina FACh 405 «Manu-tara».

La ceremonia donde se lo presentaría oficialmente (Aniversario de la DGAC Chile), se llevó a cabo el lunes 21 de agosto de ese año, y las fotos fueron hechas el viernes 18 de aquel mes.

Al día siguiente, sábado 19, y aprovechando la novedad tecnológica, me dirigí a la Base Aérea El Bosque de la FACh, donde se realizaba una jornada de puertas abiertas para los interesados a ingresar en la Escuela de Aviación Capitán Ávalos. La misma, constó de presentaciones aéreas de un planeador LET L23 Super Blanik, remolcado por uno de los Cessna Bird Dog, así como de los Extra 300L de la Escuadrilla de Alta Acrobacia Halcones (creo que previo a mi llegada, estuvieron además los paracaidistas Boinas Azules de la FACh).

Lo anterior, amenizado por varios clubes de aeromodelismo, que realizaban diversas maniobras con sus aviones de diversas performances: desde un F-5E Tigre II a reacción, pasando por aviones y helicópteros eléctricos y a pistón, a modelos propulsados por motores de goma.

Además, fue posible fotografiar los aviones preservados a la entrada de la Escuela de Aviación. Todo, cuidando de no llenar la tarjeta Compact Flash de 256 MB que venía de regalo con la cámara. Cómo pasa el tiempo…

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.
  • Increíble como pasan los años, e increíble pensar que el Catalina iba a ser instalado en la entrada del Museo, pero por orden del Director se lo armó dentro del hangar para la ceremonia del 21. Hubo que remachar las alas y por ello no se puede sacar. Cuando lo miren del 2° piso, vean que sus superficies alares superiores no se entelaron, sino que son metálicas para evitar que se dañaran a la intemperie.

    Responder |