Volando en la Parada Militar 2018, con la Brigada de Aviación del Ejército de Chile, BAVE

POR

24 de septiembre, 2018
POR ,

Gracias a una invitación de la Brigada de Aviación del Ejército de Chile, ModoCharlie pudo cubrir en forma exclusiva, la Gran Parada Militar 2018 desde uno de sus helicópteros Cougar, conocidos por su polivalencia en operaciones de apoyo a la ciudadanía en todo tipo de catástrofes (aluviones, incendios forestales, evacuaciones aeromédicas, etc).

Pero todo comenzó el día anterior al 19 de septiembre, día en que se celebra en el país las Glorias del Ejército chileno, cuando nos desplazamos hasta el aeródromo De La Independencia en la ciudad de Rancagua, sede de la unidad y desde donde sus medios aéreos de alas rotativas, se trasladarían en vuelo hasta la capital chilena.

Luego de las fotos de rigor, llegó el momento en que abordamos las aeronaves. Esto, tras esperar que mejoraran las condiciones meteorológicas en el cruce de Angostura. El componente aéreo constó de una formación de 11 helicópteros de la Brigada de Aviación, con los MD530F Defender liderándola, seguidos por un par de Airbus Helicopters H125 (previamente conocidos como AS350B3 Ecureuil), y los H215M del mismo fabricante europeo (designación antigua AS532AL Cougar).

El vuelo se realizó sin contratiempo alguno, arribando a la Base Aérea El Bosque poco antes del mediodía de ese martes 18 de septiembre, día del aniversario patrio de Chile. No deja de ser relevante la operación desde ahí con helicópteros del Ejército, recordando que falta poco para que se cumpla el centenario del vuelo realizado por el teniente de Ejército Dagoberto Godoy Fuentealba, el 12 de diciembre de 1918. Recordemos que el tte. Godoy efectuó el cruce de la cordillera de los Andes por su parte más alta, en un monoplano y monomotor Bristol M.1C, hasta Mendoza, Argentina.

Día 19 de septiembre

Puntualmente llegamos a la Base Aérea El Bosque (SCBQ) a las 14 horas, para esperar la orden de abordar las aeronaves. Aprovechamos de ver el despliegue de los T-35 Pillán de la Escuela de Aviación Capitán Ávalos de la FACh, y los Extra EA300L de la Escuadrilla de Alta Acrobacia Halcones. También pudimos ver otros aviones de mayor porte, mientras salían del aeropuerto Arturo Merino Benítez. Ya abordo de nuestro Cougar, alcanzamos a ver el paso de la formación de aeronaves de la Aviación Naval de Chile, que desfilaron sobre la elipse del Parque O’Higgins en el bicentenario de la Armada nacional.

Pues bien, pasadas las 15:00 horas llegó la orden de despegar desde El Bosque, para dirigirnos a la zona norte de la capital, donde realizaríamos los circuitos de espera previos al desfile. Numerosos hitos geográficos pasaban debajo nuestro: la pista de Las Vizcachas, el aeródromo Eulogio Sánchez y su mirador al costado oeste de la pista 19; los cerros Chena (que está siendo convertido en un nuevo pulmón verde para la capital), Manquehue y San Cristóbal, además de la nevada cordillera de los Andes. Esto, aparte de los edificios como el Costanera Center y la Ciudad Empresarial en Huechuraba.

Y bueno, llegó la hora de desfilar. 16:20, todos en sus puestos y las aeronaves comienzan a alinearse y descender para sobrevolar el centro de Santiago de Chile. Pasamos por Estación Mapocho, la Alameda del Libertador Bernardo O’Higgins, reconociendo especialmente la zona del metro Los Héroes, lugar desde el cual realicé las coberturas de las paradas militares por décadas: fue emocionante volar sobre esa área, recordando mis orígenes spotteando, con amigos y conocidos, las aeronaves desde tierra.

También, pudimos apreciar la Gran Bandera Nacional y la torre Entel, antes del sobrevuelo al Parque O’Higgins, mientras las tropas pasan revista frente al presidente de la república y autoridades chilenas y extranjeras, no olvidando a muchos familiares y amigos invitados, además de quienes van a disfrutar de las fondas y ramadas aledañas.

El sobrevuelo finalizó rápido; y lamentablemente (una vez más, en realidad) la transmisión televisiva quedó al debe, según pudimos ver después. Pero, volviendo al relato, nuestro Cougar se separó de la formación que volvió a Rancagua, para dirigirnos a El Bosque. Nos despedimos de todos los presentes, felices por este nuevo logro, efectuado sin percance alguno por las aeronaves de la BAVE, para así volver a nuestras respectivas casas para reunirnos con las familias y amigos. Y por nuestra parte, haber cumplido con la satisfacción y el orgullo de haber logrado un sueño que se puede compartir en este reportaje con todos ustedes, nuestros lectores.

Gracias a todo el personal de la Brigada de Aviación del Ejército de Chile por sus atenciones, recordando además su lema: “Primeros en los Cielos de la Patria”.

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.