Turismo Aéreo: volando entre Santiago y Olmué en Aviat A-1A Husky

POR

14 de septiembre, 2019
POR ,

Una soleada mañana de domingo, del recién pasado agosto, permitió realizar un entretenido vuelo al aeródromo de Olmué, desde Tobalaba en el conocido (y rompe récords) Aviat A-1A Husky de Francisco Guerra (matrícula CC-ANP).

Tras decolar de pista 01 de SCTB haciendo uso de las notables capacidades de despegue corto del Husky (STOL, Short Take Off and Landing, por siaca), el avión montó con una razón impresionante para alejarnos del recinto aéreo, rumbo a nuestra primera «escala»: el aeródromo San Rafael, de Los Andes (SCAN). 

Pero el sobrevuelo a la capital chilena hacia el norte (que como sabemos, queda en plena depresión intermedia) permitió observar con mucha congoja, la lamentable condición atmosférica producto del smog. Lo anterior, como bien sabemos, potenciado por la sequía que afecta a buena parte del país desde hace varios años.

En nuestra ruta hacia SCAN, pudimos sobrevolar las obras del futuro aeródromo de Peldehue, del que, como nos hemos enterado por la prensa, deberá esperar que las torres de alta tensión ubicadas en su cabezal norte, deban ser soterradas a un alto costo. Algo que al parecer, no habría sido considerado previamente por sus creadores…

Pasando a cosas más positivas, desde el CC-ANP, pudimos ver a nuestra izquierda, el Mirador de La Cruz en la cuesta Chacabuco, el casino y hotel Enjoy Santiago, y el Santuario de Santa Teresa de Los Andes:

Mientras contemplábamos desde el aire los paisajes de la zona, fue que llegamos a Los Andes: el piloto Guerra realizó un primer toque y despegue por pista 23 del aeródromo San Rafael, sede del Club Aéreo de Los Andes y de la escuela de vuelo Aerosantamaría, pudiendo conocer al fin, su nueva calle de rodaje. Inmediatamente tras el despegue, nos dirigimos al Club Aéreo San Felipe (aeródromo Víctor Lafón, SCSF), donde realizamos un nuevo toque y despegue, por el umbral 33 de su pista.

Nos elevamos desde SCSF para continuar rumbo a nuestro destino del mediodía, el aeródromo de Olmué, pasando por diversos hitos de interés geográfico, tales como: Panquehue, Viña Peumayen, camping balneario Los Manantiales de Panquehue, Central termoeléctrica Los Vientos de Generadora Metropolitana, Llay Llay, La Sombra, y la capilla San Isidro, para -finalmente- llegar a Olmué, con un notorio cambio en el aire, merced a su falta de polución.

El aterrizaje también muy corto, se produjo en pista 23 de SCOM, donde nos recibió uno de sus administradores, Marcelo Corral, quien amablemente nos invitó a conocer algunas de las novedades de Aerotec Chile, y los planeadores basados ahí. 

Sucintamente, se han construido nuevos hangares, aparte de presentar el primer guinche que puede ser operado en Chile, para alzar planeadores para volar sin necesidad de un avión remolcador. 

También pudimos conocer los tres planeadores Scheibe Bergfalke recientemente traídos desde Suecia, de los cuales hay dos disponibles para la venta. De hecho, Marcelo Corral señaló que hay estudios que determinan que los Bergfalke son considerados como los mejores planeadores para la instrucción aérea.

Tuvimos la ocasión de ver en acción a los aladeltistas de Volando Chile basados en SCOM, y en mi caso, fue la primera vez que vemos un remolque entre alas delta…también, aprovechamos de saludar a los visitantes del Museo del Aeromodelismo Juan Francisco, que -recordemos- está basado en el aeródromo.

Luego de una hora en Olmué, llegó la hora de retornar a Santiago, no sin antes habernos despedido de Marcelo Corral y otros pilotos del aeródromo. Despegamos desde pista 23 con la facilidad que logra el Husky, pudiendo apreciar a ojo de pájaro, los diversos Spa y centros de convenciones de la ciudad de Olmué.

Ya en ruta a SCTB, pasamos por la quebrada de Alvarado, el parque solar fotovoltaico Los Aromos/Santiago Solar, Huertos Familiares, el Club de Aeromodelos de Chile, tranque Las Tórtolas y, minutos más tarde, arribamos a la zona oriente de Santiago, con sus modernos edificios. 

Destacamos de nuestra aproximación a Eulogio Sánchez, el paso por Los Dominicos, el parque Padre Hurtado, el Observatorio Astronómico Nacional (cerro Calán), y el Hospital Militar de Santiago. La visión (a nuestra derecha) del Cessna R182 que engalana la plaza Aviadora Civil Margot Duhalde Sotomayor, ya es señal que estamos a segundos de aterrizar en el umbral 19 del principal aeródromo civil de la Región Metropolitana, lo que Francisco Guerra realizó sin contratiempos.

Así, finalizó un entretenido periplo en este interesante Aviat A-1A Husky, lo que nos tomó un tiempo de 2:00 horas de vuelo, a una velocidad promedio de 100 nudos.

Pronto estaremos visitando algún aeródromo para compartir nuestra experiencia con los lectores de ModoCharlie.com

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.