Falleció el arriero Sergio Catalán, clave en el rescate de los rugbistas uruguayos en 1972

POR

11 de febrero, 2020
POR ,

¡Nando! ¡Nando! ¡Mira hay un hombre, un hombre a caballo! ¡Creo que he visto un hombre a caballo!

A través de su cuenta de Twitter, Roberto Canessa (de quien citamos las palabras que encabezan esta nota) informó hoy del fallecimiento del arriero chileno Sergio Catalán (91 años de edad), quien fue una persona clave para el rescate de los dieciséis sobrevivientes del accidente en el Fairchild Hiller FH-227 serie FAU 571 en la cordillera de los Andes:

Los medios de prensa indican que el funeral de Sergio Catalán (QEPD) serán en San Fernando este próximo jueves 13 de febrero.

En la imagen: Sergio Catalán, detrás de Fernando Parrado (de anteojos oscuros) y Roberto Canessa.

Algo de historia

En la madrugada del 21 de diciembre de 1972, tras varias jornadas caminando por altas cumbres andinas desde el fuselaje del avión FAU 571, los dos rugbistas -Roberto Canessa y Fernando Parrado- se encontraron con una persona a caballo en la orilla opuesta del río Azufre, provincia de Colchagua. Tras varios gritos y señas, le lanzaron una piedra envuelta en una nota (lamentablemente, perdida pero fotografiada por la prensa) escrita por Parrado, que decía lo siguiente:

«Vengo de un avión que cayó en las montañas. Soy uruguayo. Hace diez días que estamos caminando. Tengo un amigo herido arriba. En el avión quedan 14 personas heridas. Tenemos que salir de aquí y no sabemos cómo. No tenemos comida. Estamos débiles. ¿Cuándo nos van a buscar arriba? Por favor. No podemos ni caminar. ¿Dónde estamos?«

El receptor del mensaje era el arriero Sergio Catalán. Quien tras leer el mensaje, y las señas de rigor mediante, les lanzó un trozo de pan. Con posterioridad, a las 9 am se les aproximó otro arriero, Armando Serda, quien les dio queso y les informó que Catalán había ido a informar del hecho a un retén de Carabineros.

En horas de esa tarde, Serda volvió, trasladando a Canessa y Parrado a caballo a una vivienda temporal para las veranadas de los arrieros, pudiendo así pasar su primera noche bajo techo.

La gestión de Sergio Catalán permitió que los helicópteros Huey de la Fuerza Aérea de Chile, operaran desde el aeródromo de San Fernando; desde ahí se desplegarían al sector de Los Maitenes, desde donde procedieron al rescate en la alta montaña los días 22 y 23 de diciembre. Así, los 16 sobrevivientes del avión accidentado el 13 de octubre de ese año pudieron retomar sus vidas junto a sus familias.

Afortunadamente, la amistad entre los supervivientes y sus familias con Sergio Catalán, siguió hasta el día de su fallecimiento. Y lo que es más importante: don Sergio recibió un sinnúmero de homenajes en vida, tanto en su patria natal, como en Argentina y -por supuesto- el Uruguay. Que descanse en paz, don Sergio.

(Citas: libro ¡Viven! La tragedia de los Andes, de Piers Paul Read, Ed. Noguer, España, 1974)

Únete a la discusión

Nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otros. Los comentarios publicados no representan necesariamente la opinión de ModoCharlie.